Seguirán siendo. Café Tacvba

Está en el soundtrack de mi generación. Café Tacuba es la banda de música mexicana que nos marcó. Para bien o para mal. Rock, pop, música mexicana o una mezcla de todo eso: ahí están Joselo, Meme, Rubén y Quique. Los adolescentes de la clase media de los ochenta. Los primeros norteamericanos nacidos y crecidos en México (Monsi dixit). Escuchar a Café Tacuba en los noventa era ser undeground. Ahora es mainstream. Los U2 mexicanos.

Y ahora nos presentan su documental. Entrañable documental. Hecho por y para fans. Las discusiones, los bajones, la adrenalina de cuatro cuarentones que han sobrevivido a pesar de todo. Los que se codean con Roco de Maldita Vecindad, Beck y Adal Ramones (sin contar con Paco Stanley). No son virtuosos. A muchos la voz de Rubén incluso les molesta. Pero al fin, un grupo que vive de su música. Ahí está su Revés, un álbum que no creerías que ha sido hecho por el mismo grupo que canta La ingrata. Su originalidad, su reinvensión cotidiana. Su necesidad de vender. Son tres tipos medio tiesos en el escenario más uno que se mueve como resorte.

Seguir siendo: creo que no habría mejor título para ese documental. Un documento cinematográfico de un grupo que hace ver que todo es muy sencillo. ¿Quieres ir a Japón y cantar frente a la realeza de ese país? Crea una banda de música y listo. Lo mejor de la música popular (insisto, rock, pop, punk, electrónica, ranchera, bolero y una mezcla de todo eso) hecha en este país. 20 años no son nada.

wpid-seguir-cafetacuba-2010-11-13-22-00.jpg

Matria

A finales de los noventa leí un libro de Luis Gónzalez, Pueblo en vilo. Hablaba de la patria chica. Desde entonces supe que la puerta de salida del nacionalismos posrevolucionario estaba abierta, que había otra forma de entender eso que llaman identidad. Hace poco, mi querido amigo Raúl Mireles me recordaba una cita de Ortega y Gasset:

“Por la mañana, cuando nos levantamos, repasamos brevemente la serie de ocupaciones más elevadas en que vamos a emplear el día. Pues bien, para mí eso es la patria. Lo que por la mañana pensamos que tenemos que hacer por la tarde”

No puedo estar más de acuerdo. Pero habría que añadir que no basta con esto. Vivimos en sociedad y por más que uno haga bien las cosas, no faltará el bicho que te destruya tu patria. Esa es la tragedia del México actual: al parecer la patria chica se está destruyendo.

wpid-luis_gonzalez_gonzalez-2010-11-4-22-46.jpg