Murió Pepe, mi amigo

Quizá pocos de ustedes lo conocieron. Quizá yo mismo no lo conocí a fondo. En absoluto honor a la verdad, no fue mi mejor amigo. Pero sí mi amigo. Conocí a Pepe en los últimos meses de su vida. Padecía una enfermedad que le provocó parálisis en la mitad derecha de su cuerpo y problemas de lenguaje. Ni siquiera podía emitir monosílabos. Pero transmitía algo con su mirada. Un deseo inconmesurable de que eso no estuviera ocurriendo.

Continue reading “Murió Pepe, mi amigo”

Anuncios